Un crédito rápido de 700 euros se convierte en 9.801 euros por falsos intereses

En reiteradas ocasiones hemos hecho mención del cuidado que se debe tener con los créditos rápidos que ofrecen las entidades financieras, y que en muchos casos se tienen que pagar intereses por encima del 20%, lo que al final termina por duplicar el importe del crédito inicial. Esto viene a relación ya que recientemente el juzgado de 1a Instancia e Institución N°3 de Getxo, ha condenado a la entidad bancaria Cetelem, especializada en este tipo de financiación, a devolverle a uno de sus clientes la cantidad de 9.000 euros por concepto de los intereses que se le habían cobrado tras un crédito rápido de menos de 700 euros contratado con este banco.

De acuerdo con lo informado, el cliente adquirió mobiliario en el 2004 ofreciéndosele un financiamiento de 700 euros con banco Cetelem para solventar su costo. Sin embargo, este importe se fue incrementando a consecuencia de los altos intereses indiscriminados, así como las comisiones y seguros que nunca se estableció su razón de ser, y que derivaron en que el adeudo ascendiera a más de 7.000 euros, no obstante de que el cliente pago todas las respectivas cuotas desde el años del 2004 hasta el 2009, cuando tras una revisión se dieron cuenta que la deuda con la institución financiera nunca disminuía.

Por este motivo, el cliente decide no continuar pagando esa deuda y solicita explicaciones al banco del porque su adeudo continuaba incrementándose, sin que obtuviese respuesta alguna de Cetelem. A pesar de que el banco inicio un proceso monitorio en contra del cliente, este fue declarado improcedente ya que el cliente no disponía de tarjeta de crédito tal como lo argumentaba la entidad bancaria, por lo que se estableció una reconvención exigiéndosele al banco 8.000 euros especificando cada concepto que demostrara el mal proceder de la institución.

Además de esto, el banco nunca le comunico al cliente su número de tarjeta de crédito ni pudo comprobar  con justificantes de manera fehaciente, las supuestas compras realizadas por el cliente. A grandes rasgos, el contrato establecido inicialmente otorgaba una financiación de 700 euros, de los cuales el cliente reconocía un adeudo de 831,04 euros incluidos los intereses, sin embargo terminaron pagando 9.801 euros.

Desafortunadamente este no es el primer caso en el que se presenta este tipo de prácticas abusivas por parte de las entidades financieras que ofrecen los créditos rápidos como una solución a los problemas económicos, por lo que se recomienda prestar mucha atención.

About the Author

Tu comentario




Si quieres una imagen para mostrar con tu comentario o pregunta, ve a buscar un Gravatar.